Aprender a bucear y conocer un nuevo mundo.

Aprender a bucear

Muestra cómo bucear en cenotes

¿Qué significa bucear? Bucear significa tener la posibilidad de conocer un nuevo mundo, hasta el momento, desconocido por nosotros. El ser humano es un animal de tierra, ya que el agua no es nuestro medio natural. Pero es esa necesidad que tenemos de descubrir nuevos entornos y la curiosidad que siempre pica al introducirnos en un ambiente que no es el de siempre, lo que nos empuja a sumergirnos. Y ésto nos brinda la oportunidad de experimentar sensaciones únicas al rodearnos de unos seres, un medio y un «todo» que es diferente a cualquier otro entorno, país o paisaje. Algo distinto a todo viaje realizado hasta el momento, eso es aprender a bucear.

¿Por qué viajar? ¿Por qué bucear? Porque bucear será el viaje más importante, modificador y recordado de nuestras vidas.

Podrás viajar por todos los países del mundo. También podrás conocer todos los picos, montes, llanuras, cañones y ciudades; pero si quieres conocer el 71% del Planeta Tierra, tendrás que bucear.

Así que… ¡Vamos a ello! En este sitio web conseguiremos conocer a fondo el mundo del buceo. Por lo que podremos solucionar inquietudes, responder cuestiones relacionadas con el azul y en resumen, aprender a bucear.

Descubrir la calma

Mostrar como bucear entre peces

El buceo es una actividad que nos saca de la rutina diaria de una forma excepcional. No deja de ser un deporte y toda actividad física nos ayuda. Pero además, el buceo nos lleva a otro mundo diferente, a un medio que no es el habitual. Un mundo donde la sensación de calma es total, donde los colores se apaciguan y el silencio es absoluto, hasta que aprendes a escuchar el latir del océano. El entorno flotante en el que estamos y la sensación total de ingravidez nos ayudan a descubrir esa calma.

Sólo flota, muévete despacio y contempla la tranquilidad que te rodea, la calma del océano. Mueve tranquilamente tus piernas para avanzar y seguir descubriendo lo que otros no pueden. Escucha el silencio, disfruta de las vistas, contempla los peces, las plantas, el coral y sé consciente de tu respiración; inhala y exhala tranquilamente, escucha tus burbujas, relájate y dedícate a viajar, a descubrir un nuevo mundo, una nueva vida y un nuevo tú. De verdad, es por ello que el buceo no deja indiferente a nadie. Podrás realizar cualquier otra actividad de «aventura», practicar cualquier deporte, pero nada, créeme, nada se puede comparar con el buceo.

Dicen que la ingravidez y el medio acuático nos transportan directamente a cuando estábamos en el vientre de nuestra creación. Sin duda ello nos ayuda a regresar a nuestra esencia, a nuestro yo verdadero.

Conocer un nuevo mundo

Pez Payaso en gran anémona preciosa

Descubre el mundo marino, conoce bien el comportamiento del mar, el hábitat de los océanos y sus especies. Pocas cosas hay tan fascinantes como ello.

Viajar al maravilloso mundo de los pecios (Barcos hundidos) y relajarte contemplando su historia. Transportarse a los arrecifes llenos de color y conocer multitud de peces, plantas y pequeños seres desconocidos para el resto. Contemplar a las familias que no molestan, no hacen ruido, no contaminan, ni forman atascos. Sumergirse en el interior de cuevas y cenotes, arcos y volcanes. Ver las estalactitas y estalagmitas, los órganos de basalto, las crestas, los tubos volcánicos y todas las formaciones existentes. Sólo mira y disfruta de tu nuevo entorno. El capricho de la naturaleza, mucho más impactante y espectacular que cualquier obra realizada por el hombre.

Bucea entre dos placas tectónicas en Islandia, bucea bajo el hielo en Groenlandia, sumérgete en las cristalinas aguas de los cenotes mexicanos. Prueba las cálidas aguas del Caribe, las inquietantes aguas africanas, disfruta de los colores del Mar Rojo. Conoce la vida y los espectaculares paisajes de las Islas Canarias y la multitud de especies de Indonesia. Descubre la vida fluvial en los ríos y lagos del mundo, los ibones del Pirineo o los fiordos del Norte de Europa. Goza en la barrera de coral australiana y con la multitud de islas y costas que existen en todo nuestro querido Planeta Tierra.

Allá donde vayamos, aquí donde vivamos, ahí donde viajemos… siempre podremos visitar ese 71% del Planeta que sólo los que buceamos podemos conocer.

La fotografía subacuática

Bucear con cámara de fotos submarina

Relájate buceando, toma tu cámara de fotos y deja que esta nueva afición te posea. Es la mejor (y única) forma de capturar a estos seres que nos rodean en el medio acuático, de inmortalizar los paisajes increíbles que conoceremos. La manera de congelar esa familia de delfines que se acerca, esa tortuga durmiendo en el lecho marino o esos peces de colores alimentándose. Retratar con el macro a los nudibranquios y caballitos que bailan al son de la corriente. Es el regalo de aprender a bucear y continuar nuestra afición a la fotografía. Pero esta vez bajo el agua, donde las luces, los colores y el medio acuático dotarán de mágicos efectos a nuestras capturas. Nuestros nuevos recuerdos, recuerdos de nuestra nueva vida. ¡Nuestra vida bajo el agua!

Buceando todo es calma y belleza. Y hemos de mantenerlo así; por ello la única forma de tocar, capturar y tener buceando es… fotografiando!

Velar por el bienestar del medio ambiente

Muestra la vida que hay en una anémona

Buceando tenemos la gran oportunidad de ayudar a nuestro bien llamado Planeta Azul. Sabemos que el 71% de nuestro planeta está ocupado por agua y que el agua, junto con la luz, es la principal fuente de vida. Hemos de ser conscientes de que los océanos son los principales reguladores del clima; los mayores generadores de oxígeno del planeta, elemento fundamental para vivir y los primeros responsables de que exista la vida en la Tierra.

Aprender a bucear nos permitirá asistir a las quedadas para limpiar mares y océanos. Nos permitirá acometer labores de ocio responsable, respetando la flora y la fauna marinas. Protegemos su casa, que es nuestra casa, recogiendo los plásticos y basuras que nos encontramos. Asistimos al control de plagas cuando así se indica. Colaboramos con los científicos en la identificación de especies y contabilizando poblaciones de las diversas zonas de buceo.

Aprender a bucear nos permite ser embajadores de un nuevo mundo, transmitiendo a los que nos rodean, esa conciencia y amor por nuestro Azul.

Tenemos ante nosotros la posibilidad de conectar de una manera única con la naturaleza. Es esa pasión que nos inunda a los que buceamos, la que nos permite ver mas allá. La que nos ayuda a conocernos a nosotros mismos, evadiéndonos de todo lo demás y recordándonos lo pequeños pero a la vez importantes que somos ante la naturaleza. Todo ello es clave para vivir más felices, más en paz y estar mucho mejor con nosotros mismos.

«Qué inapropiado llamar Tierra a este planeta, cuando es evidente que debería llamarse Océano» | Arthur Charles Clarke.

Si has llegado hasta aquí es porque realmente te interesa el mundo del buceo. Puede ser que quieras colaborar con tus opiniones y experiencias de buceo. También es posible que quieras aprender a bucear o te llama la atención este maravilloso mundo y no sabes por dónde empezar. Sea como fuere… ¡Estás en el sitio correcto!

La entrada al océano

¡[email protected]!

Ya estás a un sólo paso de entrar en este mundo nuevo, de conocer todo lo que los océanos, mares, ríos y lagos del mundo te quieren mostrar. Estás muy cerca de conocer realmente tu planeta, vamos a explorar ese 71% que sólo unos pocos raros y raras, con máscara y aletas podemos conocer. Puedes empezar a saberlo todo ¡Aquí!