Tu tercera formación de buceo

Muestra el rescate en el tercer curso de buceo

¡Bien! ya eres un buceador avanzado y has decidido o estas pensando realizar tu tercera formación de buceo. En este curso nos formamos para ser buceadores de rescate, incrementar nuestro manejo bajo el agua, hacer nuestras inmersiones mucho más seguras para nosotros y para todo aquel que nos acompañe.

Ser un buceador de rescate nos brinda los conocimientos necesarios para bucear con muchísima más confianza y para inducir confianza en los demás buceadores con menos experiencia, nos hace mucho más independientes y es un placer bucear sabiendo cuidar muy bien de nosotros mismos y de los demás. ¡Es el curso más gratificante que existe!

Además de ello, es el curso más práctico. La teoría es muy sencilla y fácil de entender con los ejercicios prácticos. Nos enseña diferentes formas para identificar posibles problemas como puede ser el estrés en otro buceador. Aprendemos técnicas para evitar, prevenir y gestionar estos posibles problemas. A nivel físico también es el más exigente, se practican ejercicios y escenarios de rescate en situaciones «límite» simuladas pero está muy bien para practicar todo lo que podemos realizar y además, es un curso que se hace muy divertido. Es una formación muy reconfortante y, de verdad, la mayoría de la gente que lo realiza, termina muy contenta y satisfecha. ¿Preparado para bucear con total seguridad?

Índice de tu tercera formación de buceo

Tema 1: Cuestiones con el equipo de buceo.

Tenemos que conocer, a fondo, el equipo de buceo. Implica saber algunas cosas importantes sobre el funcionamiento y el correcto mantenimiento de los equipos que empleamos para nuestra actividad favorita.

Equipo de carga de oxígeno

Tema 2: El estrés en el buceador.

También debemos conocer las causas que, por parte del propio buceador, pueden provocar situaciones que debamos solventar. La identificación, la psicología y la prevención son las claves para solucionar la mayoría de situaciones de estrés.

Buceador en la tercera formación de buceo

Tema 3: Acerca de la vida marina.

A veces, la vida acuática puede proporcionarnos algún escenario de emergencia. No nos comen los tiburones, no nos ahorcan los pulpos. Nada que ver con eso. Pero hemos de conocer algunas cuestiones acerca de la vida marina.

Vida marina venenosa

Tema 4: El plan de emergencia.

No nos debe asustar para nada, pero siempre hemos de tener un plan de emergencia. Al igual que planificamos nuestra inmersión, debemos tener un plan por si fuera necesario, poder actuar de forma rápida y eficiente. ¡Se trata de ser buenos buceadores.!

Pensando la emergencia en esta tercera formación de buceo

Tema 5: Habilidades de rescate tipo 1.

Veremos en este tema, la teoría relacionada con el desarrollo de las habilidades necesarias para realizar un rescate a una persona que está en la superficie. Situaciones de consciencia y de inconsciencia.

Reanimación de rescate en esta formación de buceo

Tema 6: Habilidades de rescate tipo 2.

Del mismo modo que en el tema anterior, desarrollaremos los conocimientos para realizar correctamente un rescate pero, esta vez, bajo el agua. También veremos los casos de buceador consciente e inconsciente.

Evacuación del lugar de emergencia

Tema 7: Organización en accidentes de buceo.

Analizaremos la información que conlleva un accidente, cómo debemos organizarnos, qué se debe hacer y lo que supone.Somos buceadores avanzados y… ¡formados en rescate!

Organización ante una accidente de buceo

¿Por qué es importante esta formación de buceo?

En mi humilde opinión todo buceador que se precie debería llegar hasta este nivel de buceo. Es decir, si vas a ser un buceador de por vida, alguien que va a bucear con bastante frecuencia y/o a largo del resto de su vida, deberías tener este nivel de buceo. ¿Por qué? porque en nuestro primer nivel, simplemente, aprendemos a bucear; a estar bajo el agua con seguridad y a poder sumergirnos y disfrutar del maravilloso mundo que, seguramente, ya has conocido (hemos obtenido el «carnet de conducir», pero… todavía llevamos la «L».

En el segundo nivel de buceo ya tenemos cierta experiencia y seguramente ya buceamos con soltura, manejamos nuestro equipo por acto reflejo y digamos que buceamos sin «pensar». Sí, es como cuando nos quitamos la «L» del coche. Buceamos bien y disfrutamos mucho más de nuestras inmersiones. Nos aventuramos a realizar otros tipos de buceo: más profundo, nocturno, cuevas, pecios o simplemente, aprovechamos que buceamos como pez en el agua para centrarnos en nuestra cámara y obtener unas instantáneas de escándalo.

Pues bien, esta tercera formación de buceo nos capacita para reafirmar todo lo anterior y además estar pendientes de algunas variables externas que nos pueden afectar en los buceos. Controlar, anticipar, solventar los pequeños problemas que pudieran surgir y poder seguir buceando de forma segura, confortable y divertida. Nos hace conductores de primera. ¡Vamos a verlo!

Si es de tu interés, en el Blog también hablamos acerca de este curso de tercer nivel y las diferencias entre PADI y SSi con FEDAS.