Bolsas para tu regulador de buceo

Bienvenid@ a la sección de bolsas para el regulador. Seguro que eres un gran buceador o buceadora y es por ello que te interesa cuidar y transportar tu equipo de la mejor forma posible.

Aquí tienes la mejor selección de bolsas para tu regulador, con toda la información que necesitas y de forma totalmente actualizada.

¿Por qué usar una bolsa para el regulador?

Si nunca has tenido una o estás pensando en adquirir tu primer regulador de buceo no tienes porqué saberlo; ya que esto no se suele explicar en los cursos de buceo (Aunque sí lo explicamos en Buceitos.com 😜). La importancia que tiene una simple bolsa para nuestro regulador de buceo es la misma importancia de cuidar al máximo nuestro valioso equipo. Ni más, ni menos.

El regulador es una de las partes más importantes del equipo y además una de las más sensibles. Por ello es la que más revisiones y mantenimientos requiere. Recuerda que es el encargado de proporcionarlos el aire (tanto para respirar, como para controlar la flotabilidad y poder conocer la presión de la botella en todo momento. También para controlar el placaje del traje, si buceamos con traje seco). Un pequeño y sencillo elemento, sin el cual… poco podríamos hacer en el buceo con equipo autónomo).

¿Te parecen pocos motivos para cuidarlo al máximo?

Veamos porqué hemos dicho que puede resultar uno de los elementos más sensibles:

  • Una primera etapa, metálica y con un sencillo funcionamiento en su interior pero lleno de pequeñas piezas.
  • Dos segundas etapas, con un funcionamiento de base tan simple como antiguo, pero con piezas sensibles que debemos vigilar y mantener.
  • Unos latiguillos que también debemos cuidar y mantener en perfecto estado.

El ambiente de buceo es tan maravilloso como hostil para los materiales; la cal y la sal de agua, la arena y las pequeñas piedrecillas, los rayos del sol y los «secados rápidos» tras la fase de endulzado no son buenos amigos de nuestros reguladores. Del mismo modo, las prisas de última hora, el entrar y salir del barco, el apoyarnos en esa piedra para equiparnos, los golpes o caídas tampoco son nada buenas para nuestro regulador.

Visto y entendido lo anterior ¿Has pensado las veces que…

  • Has dejado tu regulador colgado de una percha, nada más llegar al centro de buceo?
  • Crees que nunca se ha caído o golpeado?
  • Cuántas veces lo has llevado colgado del cuello y la primera etapa ha acabado tocando el suelo?
  • Seguro que otro puñado de veces, al llevarlo en la mano… alguna de las segundas etapas ha ido rozando el suelo.

La bolsa, por si sola tampoco nos va a solucionar nada. Son importantes dos cosas:

  • La bolsa para tu regulador. Si.
  • Lo más importante: acostumbrarte a cuidarlo bien y usar la bolsa.

Si queremos tener regulador para muchos años y que siga funcionando a la perfección nos debemos quedar con esta idea en la cabeza. El regulador tiene dos posiciones: unido a la botella y dentro de la bolsa, bien cuidado y correctamente enroscado en cuanto lo soltemos de la botella.

✅ Ventajas de este tipo de bolsas para el regulador

  • Permite aislarlo de los abrasadores rayos del sol
  • Lo mantiene protegido de la arena de la playa
  • Lo previene de golpes y arrastres por el suelo
  • Queda a salvo de golpes con otros equipos o de que le caiga encima la botella de un compañero
  • Ocupa mucho menos y en todo caso minimiza lo anterior
  • Podemos dejarlo en la posición correcta, manteniendo los latiguillos de la mejor forma posible
  • A la hora de recoger el resto del equipo, ya tendremos nuestro regulador a salvo y separado de todo lo demás

Es una parte importante del equipo y también puede ser una de las más caras. De modo que no tiene sentido proporcionarle el cuidado y el mimo que necesita.

Recomendaciones para la bolsa para el regulador

Las hay redondas, cuadradas y octogonales. Las hay de tela, de fibra, de plástico, pvc. Existen en formato plano y ancho o más reducido pero profundo. Con cierres de cremallera, cuerdas, corchetes y anclajes de bisagra. Algunas son tipo caja y otras parecen más una bolsa de tela. Las hay de mil formas y colores.

Desde Buceitos.com, con la experiencia adquirida durante tantos años y tras haber hablado mucho del tema con cientos de buceadores y buceadoras llegamos a una conclusión que puede servir como la mejor recomendación.

✔️ Que sea amplia

Cuadrada, redonda o hexagonal pero que sea amplia. No nos gustan esas cajitas minúsculas y profundas. El motivo es tan cierto como sencillo de entender:

A mayor amplitud de la bolsa, mayor será el diámetro del círculo que nos permite dibujar con los latiguillos en su interior. Un regulador que debemos colocar con los latiguillos muy «cerrados» somete a estos a una flexión extra, que podemos evitar. Los latiguillos de cualquier regulador, cuanto más extendidos… mejor.

El resto del equipo ocupa mucho más que nuestro regulador. No se entiende esa pretensión con bolsas o cajas minúsculas para hacer que el regulador ocupe menos.

✔️ Que sea rígida

Ya que nos ponemos a proteger nuestro regulador… ¡vamos a hacerlo bien!

Aguardar nuestro regulador en una bolsa de tela o plástico lo protege muy bien de los agentes externos como el sol, la arena y el polvo. Pero la única forma de resguardarlo de golpes, compresiones con otros elementos, que alguien le pueda dejar algo encima y esta serie de «peligros» es con una bolsa de tipo rígido.

¡Tampoco vayamos al herrero a que nos forje una caja fuerte de seguridad! 🤔…

Seguro que nos va fenomenal con cualquiera de las que hemos seleccionado en Buceitos.com

Enlaza con una página que contiene varios reguladores de buceo
Enlaza con una sección de consolas, manómetros y otros instrumentos de control para el buceo.